Cirugía intima femenina

Ninfoplastia o Labioplastia

La labioplastia es una intervención quirúrgica dirigida a reducir el tamaño de los labios menores (ninfas) de la mujer que se encuentran aumentados de forma anómala. Esto ocurre por diversas circunstancias, entre ellas la genética propia de cada paciente (en ocasiones ocurre de forma asimétrica) y haber dado a luz. Cuando los labios menores son muy grandes, se pueden hacer evidentes con ropa interior, ropa de baño, y pueden producir molestias a la hora de practicar algunos deportes e incluso en las relaciones sexuales.
Es una intervención solicitada con frecuencia, por su beneficio estético y funcional, con pocas complicaciones.

 

Anestesia

Depende del caso se puede realizar bajo anestesia local, con o sin sedación o en algunos casos bajo anestesia raquídea o general. La decisión depende del tamaño, si necesita cirugía asociada , o por las circunstancias personales de cada paciente.

En la mayoría de los casos se hace de forma ambulatoria sin precisar ingreso hospitalario durante la noche.

En caso de precisar sedación, será necesario hacer un estudio preoperatorio que solemos hacer en consulta. La paciente tendrá una cita con nuestro anestesista (Dr. Manuel Fernandez Martínez), que le explicará todo lo relativo a la anestesia y a la preparación previa. El Dr. Fernandez tiene amplia experiencia en el campo de la cirugía Estética y Reparadora. Es un excelente profesional y su trato con la paciente es inmejorable. Por eso creemos necesaria una visita y conversación previa con él, así cuando la paciente entra en el quirófano se siente tranquila y relajada conociendo a gran parte del equipo.

Cuidados Preoperatorios

Es recomendable no fumar desde al menos dos semanas antes de la intervención, ya que hacerlo empeora la vascularizacion de los tejidos aumentando el riesgo de complicaciones y empeorando la cicatrización.
Por lo demás no precisa preparación previa.

Postoperatorio

Ya desde el quirófano aplicaremos frío local que debe mantenerse durante las primeras 24-48h. Es importante, ya que el frío previene la aparición de hematomas y disminuye bastante la inflamación local. En la consulta explicaremos cómo aplicar frío local.
Es necesario guardar reposo relativo unos días, pudiendo caminar pero manteniendo la zona lo más aireada posible, sin oclusión ni compresión.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una forma más cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestro sitio web.
Al utilizar nuestro sitio web acepta el uso de cookies. Entendido Más información