Aumento de pecho

Las intervenciones de aumento de pecho en Granada es una de las más demandadas dentro de la Cirugía Plástica. El tratamiento de aumento de senos o mamoplastia de aumento es una intervención quirúrgica para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer por muchas razones.

Mamoplastia de Aumento

Muchas pacientes lo solicitan por querer recuperar el volumen perdido tras haber pasado por la experiencia de ser madres. El embarazo y la lactancia modifican, en la mayoría de las mujeres, la forma y el volumen del pecho. Esa pérdida produce en algunas mujeres una sensación de incomodidad a la hora de vestir (sobretodo en verano) y muchas de ellas tienen falta de autoestima. En estos casos, los resultados son los más naturales, siempre que manejemos volúmenes apropiados.

Consigue un resultado natural

En otros casos se solicita por falta del desarrollo mamario. En esta caso suelen ser pacientes jóvenes que se sienten acomplejadas y a veces con problemas de relación. El cambio positivo en las vidas de estas pacientes tras la intervención es muy gratificante.

El caso menos frecuente es en el que teniendo un volumen suficiente de mama se solicita un aumento. En estos casos, suelo desaconsejar la intervención. Son muchas las razones por las que nuestras clientas solicitan un aumento de pecho, evidentemente cada persona es diferente y cada cual tiene sus motivaciones y una historia personal, que por supuesto valoro en la consulta con cada paciente. Por lo que es lógico que en ciertas circunstancias se planteen el aumento de senos como una opción.

 

 

Anestesia

La intervención se realiza bajo anestesia general con ingreso hospitalario de 1 o 2 noches. Será necesario hacer un estudio preoperatorio que solemos hacer en consulta. La paciente tendrá una cita con nuestro anestesista (Dr. Manuel Fernandez Martínez), que le explicará todo lo relativo a la anestesia y a la preparación previa. El Dr. Fernandez tiene amplia experiencia en el campo de la cirugía Estética y Reparadora. Es un excelente profesional y su trato con la paciente es inmejorable. Por eso creemos necesaria una visita y conversación previa con él, así cuando la paciente entra en el quirófano se siente tranquila y relajada conociendo a gran parte del equipo.

Elección del implante

Hay muchos tipos de prótesis mamarias. Las prótesis más utilizadas suelen ser de gel de silicona aunque hay también rellenos de suero salino. Pueden tener forma redondas o anatómicas. Éstas últimas buscan dar el aspecto más natural posible a la mama debido a su forma en forma de “gota”.

Existe una gran variedad de formas y tamaños, para adaptarse con precisión a cada paciente en función de su forma de pecho previa y lo que le gustaría conseguir.

En la primera consulta explicaré todo lo relativo a los implantes, y en concreto dependiendo de la necesidades del paciente, las consideraciones del implante a elegir, como por ejemplo la textura (macrotexturadas, microtexturadas, lisas, recubiertas de poliuretano…).

Elección del plano de colocación

Las prótesis pueden colocarse básicamente en tres planos: submuscular , subfascial y subglandular. Las prótesis deben tener una cobertura adecuada.En función de la cobertura de la paciente (valorada mediante “pinch cutáneo“) y de su actividad física, trabajo y hábitos se recomendará un plano u otro.

En la mayoría de los casos se realizan planos duales que ofrecen ventajas sobre los planos convencionales. Sobre ello hablaremos en consulta según el caso especifico de cada paciente.

Incisiones y cicatrices

La vía de abordaje (y por tanto cicatriz) más recomendada mundialmente es la vía inframamaria, dejando así la cicatriz en el surco submamario que suele tener una longitud de 4.5-5 cm según el tamaño del implante. Esta vía es la más segura y más demandada, ya que la cicatriz, una vez creado el surco submamario , es prácticamente inapreciable en la mayoría de los casos y queda escondida en el surco.

Otras vías de abordaje son la axilar y la periareolar. Cada una tiene su indicación pero son menos frecuentes. Así la vía periareolar se utiliza en algunas pacientes con malformación de tipo tubular que requieren reducción del tamaño de la areola y tratamiento de la forma de la glándula mamaria. También se usa en pacientes que solicitan una elevación mamaria mediante mastopexia circumareolar.

Sin embargo no está indicada en aumentos mamarios sencillos, ya que aumenta el riesgo de contaminación del implante y con ello el riesgo de contractura capsular.

Cuidados antes de la intervención

Aparte del estudio preoperatorio, es recomendable alguna prueba de imagen reciente que descarte lesiones antes de la intervención. Así en la consulta te solicitaré una ecografía de las mamas o una mamografía, dependiendo del caso.

Se recomienda abstenerse de fumar dos semanas antes de la intervención. Por lo demás, vida normal.

En casos en los que se parte de piel muy tersa sin distensión previa por embarazo o lactancia o pérdida de peso, se puede preparar la piel unas semanas antes con cremas que mejoran la elasticidad (nunca el mismo día de la intervención).

Postoperatorio

En quirófano colocaremos un vendaje compresivo que retiramos en la primera revisión en consulta y cambiamos por un sujetador y en los casos de implantes submusculares colocaremos una banda torácica que mantendremos en función de la evolución, entre 2 semanas y 2 meses.

Recomendamos mantener los brazos pegados al cuerpo durante los primeros 3-4 días, para evitar dolor y posibles complicaciones en el postoperatorio temprano. Te explicaremos con detalle en la primera visita cómo moverte los primeros días. Si se cumplen bien las recomendaciones no suele ser doloroso.

En caso de que sea necesario colocar drenajes, lo habitual es retirarlos antes del alta, que suele ser a la mañana siguiente.

Hay pacientes que refieren molestias de espalda por la postura antiálgica que adoptan los primeros días, y por dormir boca arriba, lo cual se recomienda durante aproximadamente el primer mes.

Es frecuente en estreñimiento los primeros días, así que te recomendaremos caminar.

Recuperación y reincorporación a actividad habitual

Progresivamente te recomendaremos mover los brazos de forma suave y poco a poco comenzar a hacer vida normal.

La reincorporación al trabajo depende del paciente y de los requerimientos del mismo. Te daremos recomendaciones específicas en las sucesivas revisiones.

No se deben coger pesos ni hacer esfuerzos hasta pasado el primer mes. La realización de actividades deportivas no se recomienda hasta pasados dos meses.

Complicaciones

El tema de las complicaciones se explica con profundidad en la primera consulta. Hablaremos de todas ellas, incluyendo la evolución de los implantes, el riesgo de rotura, contractura capsular, linfoma anaplásico de células gigantes, asimetrías, etc.

Las posibles complicaciones deben comprenderse bien antes de someterse a la cirugía.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una forma más cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestro sitio web.
Al utilizar nuestro sitio web acepta el uso de cookies. Entendido Más información